Tarta cementerio

   No os asusteis!!!, en este cementerio Drácula, Frankestein y muertos vivientes despertaron para celebrar el cumpleaños de Diego.
   Y como a Diego le encanta fotografiar cementerios no podía faltar su tumba y su cámara de fotos. 

  


  

  





   





  
    Lo que no da miedo es su sabor, esta tarta está rellena como casi todas las que hago con nata y ganache de chocolate, el bizcocho es un brazo de gitano, lo que hace que resalte mucho más el relleno y que esté más tierno.

Ingredientes

4 laminas de brazo de gitano
Ganache de chocolate negro
Tableta de chocolate negro
Nata vegetal
Fondant gris, negro, rojo, rosa y blanco
Rotulador comestible (de venta en tiendas especializadas)

Preparación
   Preparamos las 4 láminas de brazo de gitano y el ganache de chocolate negro, una vez haya enfriado todo podemos comenzar a montar la nata, una vez montada rellenamos nuestra tarta y la cubrimos con el ganache.
   Una vez rellena y ganacheada podemos decorarla o también podemos congelarla y esperar al día anterior a su consumo para descongelarla.
   La congelación nos da un margen de tiempo muy grande para dedicarnos solamente a la decoración.
   Esta tarta no va cubierta con fondant, he utilizado el chocolate negro rallado para simular la tierra.
   El resto de la decoración son figuras para lo que necesitareis un poco de imaginación, paciencia y arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada